Los alemanes somos divertidos

Germans are funny

On the way to work, other rules can be observed, which simply cause despair and raise.

Todo empieza con el saludo de la mañana: ¿Debo decirGuten Morgen en Hannover, Moin Moin en Hamburgo o Grüss Gott en Bayern? Evidentemente los extranjeros en Alemania me inundan con preguntas ya que no le pueden darle sentido.

Más tarde, de camino al trabajo, podemos ver otra norma que simplemente causa desesperación y nos provoca una pregunta ¿por qué sólo se les permite a los Mercedes, BMW, Audi y Porsche de color oscuro conducir en el carril izquierdo de la autopista?

Y hay que tener cuidado de cómo no usar los coches que son objetos de adoración, por lo que no se le ocurra apoyarse contra uno y ¡nunca lo toque! Y no hace falta decir que no hay peor cosa que aparcar “de oído”.

Y todo esto a pesar de la extensión del informe de tráfico de las noticias, que tan sólo menciona los atascos de más de 5 km, y acaba siendo mucho más largo que las propias noticias.

Una vez en el trabajo, uno se pregunta ¿por qué los alemanes beben el suave pero imbebible café de filtro tan sólo en la oficina y durante el horario de trabajo? No hay compasión: sin almuerzo, tan sólo un bocadillo rápido,  poco apetecible puesto que uno tiene que ser disciplinado y terminar el plan de trabajo de 10 puntos al día. Sin espacio para las pequeñas comodidades.

Además, hay reglas y leyes no escritas para literalmente todo. ¿Por qué  siempre hay que presentarse por el nombre por teléfono, a pesar de que ni siquiera nos conozcamos el uno al otro? O entre compañeros de trabajo en la misma oficina nos tratamos formalmente y mantenemos las formas rígidas y distantes entre nosotros a fin de no parecer poco profesionales. ¡Somos todos tan terriblemente disciplinados!

Y cada vez es más y más complicado, porque como inversionista extranjero, descubrirás lo difícil que es encontrar a los empleados, por no hablar de los especialistas. ¿Entonces por qué ha permitido la cancillera alemana, la señora Merkel, la jubilación anticipada a tantos especialistas cuando se carece de claridad en la economía? ¿Y por qué tanto hablar de una alta tasa de desempleo cuando los empleados están perdiendo en todas partes? Preguntas y preguntas, que parecen indicar que ¡los alemanes nos hacemos la vida más complicada a nosotros mismos!

Sin embargo, todos los días de trabajo llegan a su fin, y esperamos la tarde libre hasta que te das cuenta de que necesita un calendario, ¡incluso para los amigos!

Una vez que se supera éste obstáculo, en el sur de Alemania puedes hacer camino a la Biergarten, pero no mucho porque existen peligros. Los bancos plegables pueden saltar hacia arriba como un rockero cuando alguien en el otro extremo de repente se pone de pie.

¿Cómo los alemanes manejan todo esto? Pero nuevamente el próximo choque cultural viene a nosotros: mientras que el resto del mundo gasta una fortuna para eliminar los pelos de las piernas y los brazos, nosotros los alemanes parece que abonemos estas partes del cuerpo. ¿Por qué lo hacemos?

Por último, en el paseo de vuelta a casa y al cruzar la calle con el semáforo en rojo cuando no vienen coches, conseguirás que el resto de transeúntes te den una charla e incluso te riñan. Y sí, los autobuses y los trenes de cercanías salen puntualmente, pero en el tiempo que tardas en descubrir el sistema, ya has perdido tres trenes.

En el caso que haya exagerado (sólo) un poco,  tómalo con humor ¡para evitar hacer el ridículo tomando las cosas demasiado en serio!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


× 8 = 64

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>